La buena imagen y los emprendedores

Lo cierto es que en el mundo actual cada vez somos más los que no pretendemos quedarnos de brazos cruzados ante el sistema político y económico donde trabajar de 8:00 AM a 5:00 PM con un sueldo mínimo es la única opción, a nosotros, los jóvenes que tenemos un pensamiento distinto en cuanto a negocios y crecimiento profesional con perspectiva innovadora nos llaman los emprendedores…


Un concepto bastante discutido en los últimos tiempos, de nosotros, algunos optan por crear su propia empresa con tecnología, crear productos de belleza, otros nos vamos por la  moda, en fin, cada cual con su talento y especialidad, pero como emprendedores no todo es tan fácil; constantemente debemos enfrentarnos a las dudas de la gente que está acostumbrada a consumir un producto o servicio en un empresa ´´Seria´´ sin mencionar que los amigos y familiares constantemente necesitan un ´´favor´´ y se niegan de manera amistosa a pagarnos, estos son tan solo algunos de los obstáculos que como emprendedores tendremos, pero si a eso le sumas  una corta edad como es mi caso y el de la mayoría que difícilmente pasa de unos 28 años, entonces, estamos en frente de una gran batalla, antes de iniciar mi proyecto de emprendurismo analice durante meses muchos factores pero hubo uno en especial que llamo mi atención, y que comprendí era el elemento determinante entre ser exitoso o no en esta aventura, hoy les cuento más de esto:

Si bien un punto MUY atractivo que tiene ser empresario de neo pensamiento es que manejas tu tiempo, horario y hasta lugar de trabajo, y si, esto suena fabuloso, pero con esto viene un gran enemigo y es la comodidad extrema, en este punto es en donde nos da igual salir en pijama o lucir como si fuésemos a la casa de al lado, cuando verdad visitaremos un inversionista, o sea, perdemos el respeto por nosotros y hacemos que nuestros posibles clientes desaparezcan ¿suena cruel¿ lo siento, es la realidad, hay que tener un punto bastante claro y es que es TU deber es que tu marca personal tenga credibilidad y para lograr debemos tener una coherencia entre lo que vendemos y como nos vemos, el emprendedor es la cara de su empresa, el contacto directo con el cliente, el creador de las estrategias para lograr su crecimiento y muchas veces olvidamos un punto importante NUESTRA IMAGEN HABLA POR NOSOTROS.

Durante mis análisis a otros emprendedores encontraba personas que asistían a reuniones con clientes en sandalias playeras y franelillas, sin mencionar las que decidían tener un primer encuentro mientras portaban un flamante ´´tubi´´ ¿tu negocio no tiene que ver con moda? no importa, aquí no estamos hablando de llevar lo último que copio, digo, lanzo Zara, estamos hablando de que como marca debes dar a tu cliente una experiencia excepcional en 360 grados, y lo que estas vistiendo influye en esto.

La ropa nos aporta seguridad, firmeza y ante los demás nos muestra maduros y confiables, no es lo mismo asistir a tomar un café con un amiga a visitar un restaurante con un cliente, lo mismo sucederá si como en mi caso tienes varias citas con un mismo cliente,  cita tras cita debes mostrar  que eres un verdadero profesional que aunque no tengas una oficina formalizada o un equipo de trabajo de 35 personas vale la pena como centavo de la inversión que se está haciendo en lo que ofreces, son muchos los que emprenden pero son pocos quienes se mantienen en el mercado, muchas veces no entienden su declive, pero es que como innovadores debemos tener mayor disciplina, pasión y responsabilidad que cualquier empresa establecida.

 

Ya para finalizar con este tema llega a mi mente un recuerdo de una noticia de hace algunos años, fue en centro américa, el chico vendía empanadas en una esquina de una ciudad pero  lo hacía obviamente de manera clandestina, se había quedado sin nada, y vivía en la calle, pero algo curioso llamaba la atención de este joven que hacía que cualquiera que pasara por aquí se fijara en el y terminara adquiriendo sus empanadas y era que el  llevaba a sus clientes a una experiencia distinta al resto, empezando porque el joven lucía un traje negro con una camisa blanca (OJO: NO SIGNIFICA QUE DEBAS LLEVAR ESTE UNIFORME, ESCOGE UN ESTILO DE ROPA QUE COMUNIQUE LO QUE ERES Y VENDES) y atendía a quienes a su puesto llegaban con un discurso que mostraba total educación y elocuencia ¿eran mejores sus empanadas? no, posiblemente igual que la del resto del país, pero el comprendió que lucir, comportarse y hablar bien abriría más puertas para el que quedarse en su espacio de comodidad extrema por ser dueño de un negocio informal, esto nos debería servir de aprendizaje a nosotros que intentamos día a día luchar contra la corriente y destacarnos en un mercado saturado, el secreto no está en hacer lo que todos hacen, sino buscar el punto diferenciador en lo que sea que hagamos.

Quizas te interese

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Puede usar estas etiquetas HTML y atributos <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>