5 cosas que aprendí mientras usaba ropa de mujer

A pesar de ser un tema tabú, siempre lo he hablado de forma abierta en entrevistas de TV, en mis talleres e incluso he elaborado post para distintos medios sobre este tema “La ropa no tiene género” y yo soy el vivo ejemplo de esto; constantemente les “confieso” en mis redes que el 90% de mi guardarropa está compuesto por piezas que según el mercado va dirigido a un público femenino, pero… ¿Si me gusta que hago? ¿Cambió mi sexo en la cédula? Simplemente me lo compro y me lo pongo, ha sido un proceso interesante, no recuerdo cuando o como empecé pero lo que sí les puedo decir es que llevar zapatos, pantalones, camisas y blazers de “mujer” ¿adivinen como se siente? Exactamente igual que las demás piezas de indumentarias  ¿Entienden?  Es como cuando eres de baja estatura y compras tus jeans en el área de niños ¿eso te devuelve a tu niñez? No creo, durante estos años teniendo esta libertad de elección mucho he aprendido y de mi experiencia hoy les dejo 5 cosas que aprendí mientras usaba ropa para chicas:

¿Plataforma corrida? 4 motivos por los que debes dejar de usarlas

Ciertamente este ha sido un tema bastante debatido en mis redes sociales desde el momento exacto en que decidí expresarme en contra de un calzado que considero sumamente rústico y carente de elegancia, sí; exacto, este post va dedicado a las plataformas corridas o WEDGE si en inglés queremos mencionarlas; de este calzado que las Mujeres en su mayoría aman por un factor de comodidad y varios estilistas detestamos no hay mucho que decir, es como si tomáramos un par de Flats y con inspiración japonesa pusiésemos un ladrillo en su parte inferior ¿el resultado? Mejor no continuo, pero bueno, para que no crean que es una cuestión personal que tengo contra ellas aquí les dejo 4  motivos para no llevarla ni en el día de tu muerte: